Durante toda la historia humana, la cabeza ha sido cazada, conservada, venerada, ofrecida como sacrificio… Contiene los elementos esenciales de la consciencia, la inspiración y la expresión humana. La mayoría de los pueblos antiguos situaban el alma, la vitalidad, el poder y el genio (espíritu divino) en ella, y universalmente se creía que contenía el espíritu esencial de la persona o deidad.

El cráneo es el origen de todo, la cara más pura y central de la vida, solo escondida debajo de la ropa. Su aspecto moribundo apoya el cuerpo en la vida, manteniéndolo en posición vertical y haciendo posible la existencia.

Nuestras calavera está hecha en gres, decorada con una técnica denominada trencadís (ornamentación en forma de mosaico) con un resultado onírico.